publicado 26-06-2012 en Noticias Verdi con Comentarios desactivados

Inmaduros, estreno 29 de junio

El viernes 29 de junio estrenamos la comedia italiana “Inmaduros”, dirigida por Paolo Genovese. Esta alegre, vital y entusiasta comedia coral ha cautivado al público en los cines de Italia, siendo vista por más de 2.600.000 espectadores.

Nominada a 3 premios David de Donatello (Mejor Director, Mejor Guión y Mejor Canción, de Alex Britti), “Inmaduros” cuenta con un elenco de estrellas del cine italiano actual, encabezado por el carismático Raoul Bova (Perdona pero quiero casarme contigo, del escritor Federico Moccia, The Tourist, Bajo el sol de la Toscana), Isabelle Adriani (El Americano, La prima cosa bella), Barbora Bobulova (La espectadora), Luca Bizzarri (Astérix en los juegos olímpicos), Ambra Angiolini (No basta una vida) y Anita Caprioli (Manuale d’amore), entre otros.

En boca de su director y guionista, Paolo Genovese, “Inmaduros” es “una comedia sentimental que cuenta el reencuentro de un grupo de cuarentones que quieren volver a comportarse como en los viejos tiempos, con alguna arruga de más y algo menos de pelo. Se reúnen con el deseo de sentir de nuevo el sabor de la juventud, pero con la conciencia, más o menos profunda, de que ese momento ha pasado. Una comedia que lleva a una generación a enfrentarse a la vida, la cual tras 20 años ha corrido en todas direcciones, entre aspiraciones, sueños y desilusiones.”

La crítica opina

Crecer o no crecer

El famoso “ser o no ser” de “Hamlet” se ha cambiado en la sociedad actual por el “crecer o no crecer”. Sobre este tema, mucho más serio de lo que pueda parecer, se desarrolla Los inmaduros, una comedia a la italiana (prima hermana de la francesa Pequeñas mentitas sin importancia, 2010 de Guillaume Canet), que se centra en un grupo de treintañeros, Giorgio, Lorenzo, Piero, Luisa, Virgilio y Francesca, que hace veinte años eran compañeros de colegio. Pero sobre todo eran amigos, eran un grupo. Ahora vuelven a serlo, al menos por unos días porque el ministerio ha anulado su examen de “maturità” (el equivalente a la selectividad en España) y lo deben repetir. Este reencuentro pondrá en evidencia su inmadurez, su poco grado de compromiso con la realidad circundante y su egoísmo. Cada personaje es la parte de un todo: el que todavía vive con los padres (que remite a Tanguy, de Étienne Chatiliez, 2001), el que no se decide a afrontar su paternidad, el que engaña a la novia con una supuesta familia, la que sigue ligando como cuando tenía 20 años, o la que sigue una cura de abstinencia sexual. Película simpática, alegre a ratos y dolorosa en otros, tiene ese encanto del vino espumoso italiano que refresca y hasta se sube a la cabeza si abusas. ¡Vaya! como la vida misma pero mirándose al espejo y con unos intérpretes convincentes y sólidos. (Ruiz de Villalobos- Imágenes)

                                       

 Inmaduros