publicado 05-03-2013 en Críticas de cine, Estrenos de cine, Premios de cine con Comentarios desactivados

Las flores de la guerra, estreno 8 de marzo

El viernes 8 de marzo estrenamos la película “Las flores de la guerra”, dirigida por Zhang Yimou e interpretada por Christian Bale, Ni Ni y Zinyi Zhang-Shu.

El célebre director de películas como “La linterna roja”, “Vivir”, “Ni uno menos” y “La casa de las dagas voladoras” nos habla en “Las Flores de la guerra”, sobre el triste episodio histórico conocido como la Masacre de Nankin. El 13 de diciembre de 1937, las tropas japonesas se apoderaron de la ciudad china de Nankin. Durante su estancia los japoneses impusieron un terrible reinado de terror.

Zhang Yimou ha partido de una novela de la escritora china residente en los Estados Unidos Geling Yan, titulada “13 flowers of Nanjing” y está interpretada por el galés Christian Bale, célebre por sus papeles en  “El truco final” de Christopher Nolan, “El tren de las 3:10” de James Mangold y “Enemigos Públicos” de Michael Mann. El mayor éxito de Christian Bale fue como superhéroe Batman en las taquilleras “El caballero oscuro” y “El caballero oscuro, la leyenda renace”. En 2011 fue galardonado con el Oscar al mejor actor de reparto por el papel de la atormentada leyenda del boxeo, Dicky Eklung, en la película “The Fighter” de David O´Russell.

Sinopsis

En 1937, la ciudad de Nanking es el principal frente de la Guerra entre China y Japón. John Miller (Christian Bale) llega a una iglesia católica para preparar el entierro de un sacerdote. A su llegada, el joven norteamericano, que trata de aprovecharse de las necesidades de la guerra, se ve convertido en el único adulto entre un grupo de alumnas que viven escondidas en el convento. Poco después, buscarán refugio en la misma iglesia varias prostitutas de un burdel cercano.

Cuando John se encuentra en la posición indeseada de protector de los dos grupos ante los horrores del ejército invasor japonés, descubre el significado del sacrificio y el honor.

Nota del director

“No importa que guerras o desastres tengan lugar en la historia, lo que rodea esos momentos es la vida, el amor, la salvación y la humanidad”, afirma Yimou. “Espero que esas cosas se perciban en esta historia. Su lado humano era más importante para mí que el contexto de la masacre de Nanjing. La naturaleza humana, el amor y el sacrificio: esos son los elementos verdaderamente eternos. Para mí, el evento es el contexto histórico de la película. Pero la pregunta que perdura es cómo el espíritu humano puede crecer y desarrollarse incluso en tiempos de guerra”.

Premio

Nominada en los Globos de Oro 2012: mejor película de habla no inglesa

La crítica opina

Podría decirse que hay una analogía entre la profesión del personaje de Christian Bale en este film (maquillador de cadáveres) y lo que ha hecho el propio director con esta superproducción bélica: darle un color intimista a un muerto nacional (la Masacre de Nanjing) que siempre se había tratado desde el maniqueísmo. A Zhang Yimou le interesa ver el conflicto, las atrocidades de la ocupación japonesa, desde esa iglesia católica convertida en oasis y refugio de los más desamparados: niñas, mujeres y prostitutas. Y no cierra los ojos a las barbaridades, presentes en el extenso metraje de la película con una extraña caligrafía de pesadilla no exenta de belleza.

Que el ángel de vida y muerte (de esperanza y desesperación) encargado de velar por “Las flores de la Guerra” (el título no es gratuito) sea occidental no es sólo táctica comercial, sino la coartada de la que el director se sirve para poder decir cosas que  no podría decir tan libremente o sin caer en el didactismo.

Hermosa y dolientemente romántica, lo que en un juego cinéfilo habríamos bautizado como “55 días en Nanjing” acaba emparentada con el John Ford de “Siete Mujeres” (1966). (Fausto Fernández- Fotogramas).

Foto "Las flores de la guerra"

Foto “Las flores de la guerra”