publicado 26-08-2013 en Críticas de cine, Estrenos de cine, Premios de cine con Comentarios desactivados

Mud, estreno el 30 de agosto

El viernes 30 de agosto estrenamos la película “Mud” dirigida por Jeff Nichols e interpretada por Matthew McConaughey, Tye Sheridan, Jacob Lofland y Reese Whiterspoon.

Sinopsis

“Mud” es la aventura de dos chicos, Ellis y su amigo Neckbone, quienes encuentran a un hombre llamado Mud escondido en una isla del Mississippi. Mud describe situaciones fantásticas, cuenta que mató a un hombre en Texas y le persiguen cazarecompensas. También dice que planea encontrarse y escapar con el amor de su vida, Juniper, quien le espera en la ciudad. Escépticos pero intrigados, Ellis y Neckbone deciden ayudarle. No pasa mucho antes de que las visiones de Mud se hagan realidad y su pequeño pueblo se vea invadido por una preciosa mujer y un grupo de cazarecompensas…

Premios

Festival de Cannes: Sección Oficial.

La crítica opina

“Mud” la dirige Jeff Nichols, un director de 33 años que ya había demostrado en la perturbadora Take shelter, una descripción terrible y compasiva de la esquizofrenia, de estar en compañía de monstruos que solo puedes ver tú, que te alejan de todo lo que amas, necesitas o te da cobijo, que era alguien con voz propia y una capacidad expresiva a la altura de los grandes creadores del cine norteamericano. En esta ocasión hace un retrato conmovedor de la adolescencia, de sus incertidumbres, deseos, miedos, urgencia de mitos, pureza, tortura, retorcimiento. Son dos críos que se han puesto la obligatoria máscara de dureza, uno huérfano, el otro con los padres a punto de divorcio. Viven en casas prefabricadas al borde de un río. Huyen cotidianamente a una isla. Allí está su héroe, un asesino, un hombre misterioso que se ha escondido allí y sobrevive como puede, un Robinson Crusoe al que ha herido el amor.

Nichols describe admirablemente la fascinación de estos chavales hacia el peligro desconocido, esos caminos iniciáticos en los que la confusión va acompañada de valentía, en los que los desengaños y las ilusiones se viven con intensidad en sus luces y en sus sombras. Su cámara se mueve con la sencilla complejidad de los clásicos, los actores, jóvenes y viejos, transmiten matices y autenticidad, todo respira en esta preciosa película. Y el público la ha ovacionado”.

Carlos Boyero – El País -

mud